EL MONUMENTO AL DANCE DE HUESCA CUMPLE 25 AÑOS

El 23 de abril de 1991 se inauguraba el monumento al dance de Huesca dentro de los actos programados en la festividad de San Jorge, patrón de Aragón, por parte del alcalde Enrique Sánchez Carrasco y el mayoral de los Danzantes en aquel entonces, Victorino Solanes. Fué un emotivo acto que contó con la presencia de numerosos oscenses y que se cerró con una actuación de los propios Danzantes, que de manera excepcional y en agradecimiento al Ayuntamiento y a todos los oscenses ejecutaron su dances fuera de las Fiestas de San Lorenzo.

 El Monumento al Dance cumple 25 años, y es una lastima pasear por la Avenida de los Danzantes y visualizar el aspecto descuidado y abandonado que presenta



Este monumento se encuentra ubicado en una isleta ajardinada en la confluencia de la Avenida de los Danzantes con la calle de Lanuza, la travesía de Ballesteros y la ronda de Salas, y es obra del escultor José Azpeitia Ureña. El Monumento se compone de tres elementos: el basamento inferior, el pedestal y la escultura.

El basamento es una composición aparentemente abstracta, hecha en hormigón, conformada por un núcleo central del que parten distintas ramificaciones. Sin embargo, no es otra cosa que una original alusión al patrón de Huesca, ya que es la recreación volumétrica del trazado urbano de la plaza de San Lorenzo de Huesca y las calles que parten de ella. Por su parte, el pedestal es un bloque prismático de gran pureza de líneas y proporciones muy estilizadas, realizado también en hormigón, que surge del basamento inferior.





La escultura propiamente dicha, de carácter figurativo y realizada en bronce, muestra a un Danzante ataviado con su traje típico en plena ejecución del dance de “las espadas”, de ahí que porte un sable en la mano derecha y una larga daga en la izquierda. Concretamente, la figura se dispone en pleno movimiento, con su pierna izquierda flexionada, la derecha dispuesta hacia atrás y el brazo derecho estirado, preparado para golpear su espada con la de otro danzante. La indumentaria que porta la escultura, el traje típico de Danzante, es muy fiel a la realidad y se caracteriza por su detallismo.





Hoy, 25 años después, el monumento presenta un aspecto algo descuidado, con poca iluminación nocturna y objeto de actos de vandalismo, que hicieron desaparecer ya hace varios años la daga de la mano izda y mas recientemente la espada. Sirva este cumpleaños laurentino para reivindicar este monumento, testimonio de las "raíces" de un pueblo, y reclamar la pronta restauración de los elementos "desaparecidos"


Monumento al dance, en el que se puede observar la desaparicion de la espada y la daga (fotografía recibida a través de las redes sociales)


Actuación en el Santuario de Loreto
Turrón danzante