TRADICION, ORACION, EMOCION, LAGRIMAS Y RECUERDOS
10 de agosto, 2011

Estas podrían ser las palabras para resumir los sentimientos vividos en la mañana del día de San Lorenzo en Huesca, en la que nuestro Patrón volvio a ser el nexo de unión de todos los oscenses.
Fue un mañana fresca, ideal para bailar al Santo, y un año más los oscenses que llenaron la plaza de San Lorenzo acompañaron y arroparon a los danzantes, con la misma emoción y pasión con la que se vive este tradicional acontencimiento desde hace muchos, muchisimos años.
A las 8,30 horas de la mañana, los dances se conviertieron en oración a San Lorenzo, y como bien describe Toño Julbe en su poesía "Escucha bien, San Lorenzo" la emoción, lagrimas y recuerdos se apoderaron de todos los allí presentes:

Por fin, la música suena, los oscenses tocan palmas,
se elevan los corazones y al cielo vuelas las almas,
lágrimas se ven brotar, recordando a los que faltan,
los enamoraos se besan y los amigos se abrazan.
¡Escucha bien, San Lorenzo! que está sonando tu danza
y todo Huesca te reza y el aire, ya huele a albahaca

Como marca la tradición, la danza de las espadas, los palos viejos, las cintas, los palos nuevos, el degollau y la repetición final de las espadas, completaron esta primera actuación de los danzantes, y todas ellas se realizaron con toda la emoción e intensidad, que nos pedían las palmas y los animos de los centenares de oscenses que, año tras año, quieren compartir esta particular oración.

Posteriormente, la procesión trasladó la tradición, la oración, la emoción, las lagrimas y los recuerdos por las calles de Huesca, y todos los oscenses y visitantes pudieron disfrutar de esta magnifica y especial mañana otro año más.




Mañana de San Lorenzo 2011
“Escucha bien, San Lorenzo”