Uno de los momentos más difíciles de la Agrupación de Danzantes aconteció en el año 1933 cuando las tensiones político-sociales que vive nuestro país estuvieron a punto de acabar con la tradición del dance en Huesca. Juan Andreu en su libro Memorias de un danzante describé así lo sucedido aquel año y como surgieron los "danzantes señoritos"

"Con el año 1933 vino el alumbramiento de los denominados "señoritos". Por aquella época, al parecer, todos los obreros tenían que pertenecer a la CNT. A algunos les amenazaron si seguían danzando, y varios se retiraron. Esta es una historia que a ningún danzante le gusta recordar. La proyección de los danzantes de Huesca se veía en peligro y es aquí cuando entran Pascual Tricas, "confitero" de toda la vida; Hilario Nogués, "alpargatero"; Miguel Viñuales "Michino", y Pascuala Ramón, madre de Victorino Solanes, y deciden idear una solución: La Agrupación de Danzantes infantiles, que, entremezclada con un cuadro de "danzantes mayores", sacarían adelante la tradición. Flora Solanes, sería quien les confeccionaría los vistosos trajes de danzante"

"Las plazas vacantes son las que ocuparon dos labradores (paraíso y "Nino"), Jose Martínez, Marianito Pérez y Emilio Miravé. Como los tres últimos rompían con la tradición de que el Danzante era labrador, se les comenzó a llamar los Danzantes "señoritos".


Danzantes infantiles, veteranos y "señoritos" A pesar de la tensión social y laboral, los danzantes salieron en el año 1933. Se hicieron multitud de fotos a estos niños que danzaron, al igual que los veteranos, y sintieron en sus pechos la misma pasión. En esta foto se puede observar a los danzantes infantiles, veteranos o labradores y "señoritos" en el parque de Huesca.



Emilio Miravé, en un artículo publicado en el Heraldo de Aragón el 10 de agosto de 1986, realiza los siguientes comentarios sobre este hecho:

"En 1933, CNT prohibió a cinco de sus militantes actuar como danzantes, a la vez que el Concejo -dominado por los republicanos- acordaba en pleno no participar en la procesión del día del santo, el 10 de agosto"

"Con la prohibición de CNT quedaron vacantes cinco plazas entre los danzantes oscenses (entre ellas las de Eloy Isábal e Hilario Boira). Eran tiempos en los que este grupo estaba integrado basicamente por hortelanos, denominándose al conjunto de sus miembros trabajadores. Los danzantes militantes de CNT, debido a las amenazas del sindicato, optaron por no participar en las fiestas como danzantes, pasando a ocupar las plazas vacantes Mariano Paraíso, "Nino", Jose Martínez, Mariano Pérez y yo mismo. Como los tres últimos rompiamos con la tradición de que el danzante era, en el mas puro sentido de la palabra, trabajador (yo, por ejemplo era estudiante), se nos comenzó a llamar los danzantes señoritos, calificativo que perdio vigencia el mismo año"

"Ante las amenazas recibidas, amigos y conocidos caminaron durante la procesión -para defendernos- a nuestro lado, con los palos que normalmente se dejaban, tras la primera actuación, en la botería de enfrente a la iglesia de San Lorenzo, si bien hay que decir que en ningún momento hubo incidente alguno"

"De los danzantes que no vistieron aquel año el traje, hay que destacar el comportamiento del portador hasta entonces del palo de las cintas, Hilario Boira, que se puso uno de los cabezudos y no se separó en ningún momento de los danzantes, pudiendose ver a través de la boca del cabezudo cómo lloraba por el momento que pasaba"

Danzantes "señoritos" En esta foto se puede contemplar a Pepito Martínez (portador del palo de las cintas), junto a Jose Laborda "Joseton" (rapatán) y varios danzantes infantiles. La incorporación de tres danzantes (Pepito Martínez, Emilio Miravé, y Marianito Pérez) que rompían con la tradición de que el danzante era labrador, fue el origen de la denominación danzantes "señoritos".



Danzantes "señoritos" En el centro, de izda a derecha, Mariano Pérez, Pepito Martínez (palo de cintas) y Emilio Miravé Díez.



Cuadro de danzantes, año 1933 (Bizen D'o Rio)

Danzantes "Señoritos"  Danzantes labradores  Danzantes infantiles 
Martínez, Pepito (palo cintas)  Nino  Lacoma, José 
Miravé, Emilio  Paraíso, Jesus  Garcés, Mariano 
Pérez, Mariano    Solanes, Victorino 
    Galindo, Vicente 
    Gota, Agustín 
    Ramón, Emilio 
    Nogués, Hilario 
    Esperanza, Anselmo 
    Soria, Pablo 
    Bitrian, Francisco 
    Garcés Paraíso, José 
    Gracia, Jesús 
    Jordan, Jose M  


Este es el cuadro de danzantes que viene reseñado en el libro de Bizen D'o Rio "El dance laurentino", desconociendo el nombre del resto de danzantes "labradores" que completaron los diferentes cuadros de baile.


Origenes