“RELAMPAGOS, CHISPAS ELÉCTRICAS Y CATARATAS DE AGUA EN LA MAÑANA DE SAN LORENZO”

La actuación de los danzantes en la Plaza de San Lorenzo, la mañana del día 10 de agosto, es una tradición que se remonta según referencias escritas al siglo XVII, y que se desarrolla sin falta año tras año. Sin embargo algún año, debido a causas mayores, no se ha podido realizar este tradicional acto. El año 1961, fue una de estas contadas excepciones. Una gran tormenta que afecto a la ciudad de Huesca durante la madrugada y la mañana del día 10 de agosto impidió que se realizaran los dances frente a la Basílica de San Lorenzo. Este año fue además especial porque las peñas y la Corporación Municipal prepararon un homenaje a los danzantes de Huesca, y estos bailaron tras la procesión y de forma excepcional por los porches de Galicia y la Plaza de Navarra

A continuación se muestran varios extractos de la noticia que apareció sobre esta especial y atípica mañana de San Lorenzo en el periódico “La Nueva España” el 11 de agosto del año 1961:

“La reseña de los actos de la mañana de San Lorenzo, este año, para el periodista es un trabajo incómodo, poco grato, por la falta de brillantez, el escaso entusiasmo y la desanimación registrados a causa de las ocho tormentas seguidas en el cielo oscense las cuales empalmaron con las habidas en la tarde de la víspera. Las cataratas de agua, las chispas eléctricas, los horrísonos truenos se sucedieron ininterrumpidamente desde las cuatro de la madrugada hasta la hora de la procesión. Luego, a las doce de la mañana, la muchedumbre desorientada, comenzó a llover nuevamente, terminando por apagar el ya escaso entusiasmo de la multitud, siempre bien dispuesta en esta mañana laurentina”

SE SUSPENDIERON LOS DANCES

“Como quiera que a las ocho y media continuaba el diluvio, la mayoría de los danzantes no hicieron acto de presencia en la Plaza de San Lorenzo para dar la primera sesión de todos sus dances, haciéndolo, luego, escalonadamente, viéndose en dicho lugar muy poco público resguardándose bajo los paraguas”



PROCESION

“Era difícil prever si la procesión saldría de la Basílica. La lluvia puso nerviosos a todos. Con media hora justa de retraso, al fin, se dio la orden de ponerse en marcha la tradicional procesión de San Lorenzo. Faltaban algunos danzantes, tomando la dirección, como mayoral suplente, el danzante Victorino Solanes. Hubo que improvisar llevadores de las imágenes. No hubo suficientes y por ello, el busto de San Orencio, obispo, hermano de San Lorenzo, quedó en la Basílica. Atrás de la procesión, era llevada la imagen de San Vicente, sacada de San Pedro el Viejo, sin el clero de esta parroquia. En la procesión figuraba la imagen de San Lorenzo, en su rica peana, adornada con preciosos ramos de flores y hermosos frutos del campo, abundando la albahaca…”

“Cuando el busto de San Lorenzo salió por el atrio a la calle, el publico ahora en mayor cantidad, pues había cesado el aguacero, ovacionó al Santo, organizándose seguidamente el desfile religioso hasta la Catedral por las calles de Ramiro el Monje, Plaza dé San Pedro; de San Salvador, y Las Cortes”

“Los Danzantes cerraban la carrera al compás de la música interpretada por la Banda Provincial de Zaragoza. Las gentes, estacionadas a lo largo del recorrido aplaudían a San Lorenzo y a los Danzantes. La marcha, procesional hasta la Catedral fue sin Interrupción”

“Después de un breve y necesario refrigerio dado a los Danzantes por el Ayuntamiento, salió la procesión de la Catedral, acompañada ahora, también, por el ilustrísimo Cabildo Catedralicio. Los Danzantes, formando en el comienzo de la calle de Santiago, esperaron el paso de toda la comitiva de la que rompía marcha la comparsa de Gigantes y Cabezudos. Cerrando la manifestación, formaron los Danzantes con la música antedicha, y desde allí hasta la Real Basílica, por calle de Santiago, Plaza de Lizana, Coso Alto, Padre Huesca y San Orencio, desfiló la procesión entre un inmenso gentío, escuchándose grandes aplausos a San Lorenzo y a los Danzantes”
'
“Al llegar a la Plaza del Santo, la imagen de San Lorenzo fue vitoreada, penetrando, en el templo, haciéndolo, también, los danzantes que dieron una vuelta completa por las naves de la Basílica, cuajada, de fieles”.



HOMENAJE A LOS DANZANTES

“Según estaba preparado y anunciado, una vez que los Danzantes danzaron en el interior de la Basílica, prosiguieron la marcha, por el Coso Bajo y Porches de Galicia hasta la Plaza de Navarra, entre la multitud que les aplaudía. Luego, los Danzantes, fueron obsequiados en el refectorio del Casino por la Comisión de Fiestas. Ya en el exterior, reanudaron sus dances, habiendo crecido enormemente, ahora, el número de espectadores que hicieron patente su entusiasmo por todo el cuadro, acompañándole por las calles céntricas, por los Porches, mientras danzaban' el número de las espadas”

“Se aprovechó intensamente, el breve paréntesis de calma en las nubes, organizando con los Danzantes una auténtica manifestación de entusiasmo, tan compacta como breve, pues a las doce horas volvía a llover con mayor fuerza. Las gentes, sin embargo, las "peñas Recreativas", sobre todo, no se resignaban a quedar bajo techo y prosiguieron su alegre algazara por 'a ciudad. La parrilla de fuegos artificiales y la traca, preparadas cómo remate del homenaje de Huesca a sus Danzantes, no se quemaron por las razones que son de adivinar”

“Como quiera que las nubes se habían desatado nuevamente, se suspendió la procesión de ida a la Catedral y regreso a la Basílica. La muchedumbre, en vano espero fuera aguantando la lluvia, lamentando este contratiempo atmosférico”




Actuaciones extraordinarias
Los danzantes de Huesca y Jaca