Agrupación de danzantes de Huesca
InicioHistoriaDanzas y músicaActuacionesIndumentariaDanzantesVideosNoticiasColaboradoresBibliografía
General
Los Danzantes Oscenses en 1947

El “Repatán Albahaquero” Jose Laborda Marsó, “ZAMPABRISAS”, natural de Bandalies, falleció en Antillón, el 27 de febrero de 1947, con 56 años de edad, de una bronco-neumonía gripal.

Esta triste noticia, luctuosa para los oscenses y la Agrupación de Danzantes de Huesca, se vería agravada, aun mas si cabe, cuando 15 días después, el 14 de marzo fallecía en Huesca el “MAYORAL” de los Danzantes, Bienvenido Susín Casanova “MOLINERO DE MORANA”

Bienvenido Susín Casanova, calle las Cortes n.º 16, ejerció de Mayoral desde 1934 hasta 1946, y durante su mandato, entre otras, alternando las faenas del campo con las del molino, siempre tenía un hueco para practicar sus aficiones melómanas, dominando los instrumentos de cuerda y puá como el que más, paso a la posteridad al codearse con grandes maestros de la música: Valentín Gardeta, que compuso la Danza de las Espadas y Palos Viejos, Emilio Gutiérrez con la Danza del Vals de las Cintas y Francisco Román con la Danza del Degollado; Bienvenido Susín, liándose la solfa a la cabeza, jugando con los números -sistema antiguo- más que con notas, tuvo una genial inspiración que vació en el papel, dejándonos la partitura de los llamados Palos Nuevos.

En estos trece años de mandato, convulsos en la vida española con la segunda república, la guerra civil, la segunda guerra mundial, la posguerra, no pasaba un año, que en los ensayos previos a las fiestas de San Lorenzo, que realizaban en los Claustros de la Catedral o en la plaza San Bernardo, se encontraba con serias dificultades para poder formar al menos cuatro cuadros, los Danzantes arrastraban problemas desde hacia varios años, los niños Danzantes de 1933 fue parte de la solución, pero a estos, se les quedaban pequeños los trajes y cada año había que incorporar niños que se pudieran vestir de Danzantes, -testimonio oral de los dos últimos niños Danzantes- era en la trastienda de la Pastelería Tricas, donde se confeccionaron, por Pascuala Ramón y Flora Solanes, madre y hermana, del que llego a ser Mayoral, Victorino Solanes Ramón, los trajes de los niños Danzantes del 33, y donde después se guardaban, junto con las espadas y palos que iban a recoger los nuevos niños, que mandaba el Mayoral Bienvenido y que cada año tenían la suerte de ser Danzantes.

Este año de 1947, tras la muerte del Mayoral y el Rapatán, les sustituyeron como Mayoral, Pablo Esperanza Lecina “CACON” y de Rapatán Antonio Villacampa Peleato “SARDINETA”





 



Para la Agrupación de Danzantes, el punto de inflexión desde hace 75 años, se produce con la toma de posesión del nuevo Mayoral, de “CACON”, con el, se acabaron los problemas que se venían arrastrando en los últimos años, incorpora nuevos Danzantes de profesiones que no venían de labradores, Rafael Palacin, médico; Raimundo Bambo, arquitecto; Santos Santolaria, comercial; Matías Lastruey, administrativo y otros muchos, de otras profesiones, que han hecho posible que hoy se formen hasta seis cuadros, la ultima incorporación con “CACON” de Mayoral, fue en 1970, el Repatan Pablo Sauque Ferrando “RIQUELME”, masajista de la Sociedad Deportiva Huesca.

José María Lacasa Coarasa, Director del Orfeón Oscense, que habían actuado con gran lleno y entusiasmo del publico en el Teatro Principal de Zaragoza, en las Fiestas del Pilar de 1945, del éxito hay cosechado, y de las obras hay interpretadas, empezó a preparar, lo que el quería para la Agrupación de Danzantes de su ciudad, un Gran Homenaje popular a los Danzantes Oscenses.

Sería en las Fiestas de 1947, cuando en el programa festivo, por fin, se fijo para el 12 de agosto a las 11 de la noche en el Parque Municipal, Festival Artístico en Homenaje a los “Danzantes Oscenses” organizado por el Orfeón de Huesca en colaboración con la Comisión de Fiestas.

Los acontecimientos se sucedían de manera rápida, los gobernantes municipales no querían ser menos que el pueblo llano, y respondieron a este homenaje, en el Pleno Municipal del 5 de agosto, a propuesta del Gestor Municipal Sr. Ferrer Olivera, conceder el Escudo Colectivo de la Ciudad a los Danzantes Oscenses, punto este que fue aprobado por unanimidad.

Faltaban 5 día para el día grande de las fiestas, y el alcalde con premura, invita a todas las autoridades provinciales y locales, y a los Gestores Municipales con sus respectivas esposas, a que asistan a la entrega del escudo el día 10 de agosto, día de San Lorenzo, en el salón de sesiones de la casa consistorial, este acto iba a tener su momento, en el intervalo de la procesión, cuando llega a la plaza de la catedral, donde han de incorporarse con los cabildos Eclesiásticos y Municipal y demás autoridades a la procesión del Santo.

Los Danzantes, danzando al son de la música de las espadas, hicieron su entrada en el patio principal donde esperaban las autoridades y publico en general, el Gobernador Civil de la Provincia, don Manuel Pamplona Blasco, Gobernador Militar, General Don Manuel Tuero de Castro; Presidente de la Diputación Provincial, Don José Gil Cávez, Señor Rector Magnífico de la Universidad de Zaragoza, don Miguel Sancho Izquierdo, juntamente con el Ilustrísimo Señor Alcalde Presidente de la ciudad don Vicente Campo Palacio, pasando seguidamente al Salón de Sesiones donde se celebro el acto. Este fue tan breve y sencillo como emotivo, empezó el acto con la lectura del acta por parte del secretario accidental D. Carlos Ara del acuerdo de la Comisión gestora Municipal, concediendo a los “Danzantes Oscenses” el Escudo Colectivo de la Ciudad. Esta lectura la subrayo el publico con grandes aplausos.

Seguidamente, don Vicente Campo Palacio, pronunció unas palabras poniendo de relieve la significación del homenaje. Estimuló a los ‘‘Danzantes oscenses” a proseguir siempre con el mismo entusiasmo que hasta ahora, a fin de qué no se interrumpa nunca la tradición que va emparejada a sus típicas danzas y bailes, para constituir algo inseparable y entrañablemente fundido a Huesca y sus fiestas de San Lorenzo. Finalmente expresó la emoción y el honor que sentía como Alcalde y como ciudadano de Huesca al imponer el Escudo al guion de los “Danzantes Oscenses”. En medio del mayor silencio, y puestos en pie todos los asistentes, ‘el señor Campo Palacio impuso la Corbata con el Escudo de la Ciudad al palo de las Cintas de los “Danzantes Oscenses”.

Una estruendosa salva de aplausos siguió a la sencilla ceremonia, prorrumpiéndose en vítores a los Danzantes de Huesca. Aplacado algo el entusiástico fervor, don Emilio Miravé Díez, destacado miembro de los ‘‘Danzantes de Huesca” y en nombre y representación de éstos, pronunció unas emotivas palabras, para agradecer el homenaje y manifiesta, que ellos, habían por su parte acordado, nombrar Mayoral Honorario Perpetuo al Alcalde de la Ciudad, rogando que tal designación fuese aceptada come así fue. Esas palabras del señor Miravé fueron acogidas con extraordinarios aplausos, repitiéndose los vivas del público a los Danzantes Oscenses, a Huesca y a San Lorenzo; no puedo dejar de significar que entre los Gestores Municipales, se encontraba el padre de este destacado miembro de los Danzantes, Don Emilio Miravé Acebillo.





 



El Festival Artístico en Homenaje a los “Danzantes Oscenses” organizado por el Orfeón de Huesca en colaboración con la Comisión de Fiestas, que tenía que celebrase en el parque durante las fiestas, al estar esos días amenazando lluvia se pospuso para más adelante, siendo el viernes 22 de agosto, a las 11 de la noche en el Teatro Olímpia cuando por fin pudo celebrase.

El teatro Olimpia se quedo pequeño ante el numeroso publico que asistió, fueron invitados, ademas de las principales autoridades locales, los Alcaldes de los Ayuntamientos de mayor población de la Provincia.

Los Danzantes estaban situados en una platea siguiendo el Magno Festival.

El festival se componía de tres partes, siendo al final de la segunda parte cuando aparecieron los Danzantes en escena, presentados estos en la entrada del escenario por Enrique Capella Sanagustin. y recibidos por el publico, con una emoción indescriptible, fuertes aplausos y vivas a los Danzantes, llegando a su punto culminante cuando suenan los primeros compases de la música popular.
Los Danzantes, me lo imagino, con los aplausos del publico y sobre todo, nunca antes lo habían hecho, con la música desde el proscenio del Teatro, del Orfeón a Gran Orquesta, saltarían y danzarían como flotando en el escenario.
Salio el publico tan entusiasmado que pensaban repetir el Magno Festival la semana siguiente, no fue así, pero lo que si ocurrió es que los Danzantes, se desplazaron a Binefar a la Fiesta del Santo Cristo de los Milagros el domingo 14 de septiembre, gracias es de suponer, a su alcalde, Don Jose Lacort Muzas, amigo y Camarada del Danzante de las Cintas, Pepito Martínez Martínez.





 




Historia
Pablo Esperanza "Cacon" Mayoral de los homenajes