Los danzantes de Huesca, representan una de las tradiciones más antiguas y queridas por los oscenses. Sus actuaciones durante las fiestas patronales, especialmente la que tiene lugar cada 10 de agosto en la festividad de San Lorenzo, llenan de alegría, emoción y recuerdos las calles de Huesca.

El dance oscense forma parte del grupo de dances altoaragoneses, tan interesante y tan variado, pero a diferencia de la mayoría de éstos, sobre todo de los que han pervivido en el medio rural, no ha permanecido estático, sino que ha evolucionado constantemente. Lo que ha podido perder de primitivismo y de rigor folklórico, lo ha ganado en dimensión humana y popularidad (Federico Balaguer. Introducción al estudio historico del dance oscense)

En palabras del historiador oscense Bizen D'o Rio, " el dance laurentino, podemos decir que es el acontecimiento cumbre de la ciudad de Huesca, es el momento en que el oscense se siente orgulloso de sus raíces, de su Patrón San Lorenzo y de sí mismo, porque este dance responde a una tradición que no conoce innovaciones, que nos ha sido transmitido por esos hortelanos de la Hoya..."

La estrechisima vinculación entre los danzantes y el patrón San Lorenzo, ha hecho que sus actuaciones se realicen unicamente dentro del marco de las fiestas patronales en honor a San Lorenzo, y que estas carezcan de sentido fuera de Huesca y de los dias patronales. Es por ello, que como se especifica en los estatutos de la Agrupación, esta no participa en festivales ni concursos que se celebren fuera de la ciudad y rara vez realiza una actuación fuera de las fechas de las fiestas de San Lorenzo.

"Para ser danzante hay que tener vocación y devoción, y no se pueden separar. Es sentir a nuestra ciudad, llevarla en nuestro corazón y, cómo no, a San Lorenzo en nuestras almas"

         
         



San Lorenzo
San Lorenzo 2017, dia 15